Archivo de la etiqueta: Berlín

Destino Berlín – Revisitando los Coworkings

[mundo real] [reflexiones] [viajes]

Revisando mi anterior entrada en la que hablaba de mis primeras impresiones de los coworkings en Berlín, me sorprende lo acertadas que fueron mis observaciones, pero tras pasar un poco más de tiempo en los tres, puedo dar una opinión más completa.

Betahaus

En este coworking pasé mis dos primeros meses. Sí, es el coworking más concurrido, y los desayunos son multitudinarios, aun así la interacción entre miembros del coworking is casi nula. Hay una tarde al mes en la que se hace una reunión para tomar unas cervezas, pero no es suficiente. Me da la impresión de que están perdiendo una gran oportunidad al no fomentar más actividades para los coworkers. En cuanto a trabajar allí, las instalaciones están bastante bien, la sala es grande, con mucha luz natural. Pero, y es un pero muy grande para mi, el entorno es muy ruidoso. Muchos de los coworkers están constantemente al teléfono, a grito pelado, o manteniendo reuniones, o dando clases en medio de la oficina. En una oficina compartida hay que velar también por el trabajo de los compañeros, y aquí nadie mira por el bien de los demás. Le di dos meses, y creo que debería de haber sido solo uno. Si necesitas un ambiente tranquilo para trabajar, este coworking no es para nada recomendable.

Ahoy!

Al abandonar Betahaus, volví a probar Ahoy!, y la verdad es que está muy cambiado. Mucha más gente, las instalaciones han mejorado, hay hasta una cafetería en el interior, y la zona de trabajo está bien equipada y era tranquila. Hasta aquí todo bien, salvo por dos problemas. El primero es la conectividad a internet. Sufrí desconexiones y una velocidad ridícula durante todo el día. Esto es simplemente inaceptable, pero puede que fuera un problema puntual de ese día. El segundo punto, y este no tiene arreglo, ya lo comenté en mi artículo anterior. La zona en la que está situado el coworking esta muerta. Esta vez me di una vuelta más larga, intentando encontrar algunos sitios decentes para comer, pero no hay nada. Un indio y un kebab. Siendo que yo como fuera de la oficina todos los días, esto era un gran impedimento para mi, por lo que descarté este coworking.

CO-UP

Primero comentar que han actualizado la web y por fin es decente. Las instalaciones son quizás las más flojas de los tres coworkings, y el horario es sin duda su peor punto, abriendo a las 10:00. Sin embargo si me hubiese quedado más de un mes seguramente habría contratado el acceso 24 horas, solucionando este problema. Hay menos gente que en Betahaus, por lo que acabas conociendo a todos, y me da la impresión que había más interacción. Está en una zona excelente, cerca del metro y rodeado de sitios para ir a comer. Buena conexión a internet y silencio absoluto en la zona de trabajo, por lo que para mi lo sitúa como el mejor de los coworkings que probé. El único inconveniente es el precio, siendo el más caro de los tres.

Destino Berlin – Conclusiones

[mundo real] [reflexiones]

Ayer di por concluida mi estancia en Berlín. Llegué hace cuatro meses y medio, pero pasé casi un mes fuera en navidades, así que en total habré estado allí unos tres meses y medio. Tal vez ese tiempo no sea suficiente para poder dar una valoración completa de la ciudad, pero considero que sí es suficiente para decidir mi permanencia o mi marcha. Y en este caso he decidido abandonar Berlín.

Antes de nada debo reconocer que llegué a Berlín en el peor momento, de cara al invierno y en plena temporada de inicio del curso universitario. Por un lado, la llegada del frío y del mal tiempo ha limitado las posibles opciones de actividades al aire libre. Por otro lado, la afluencia de estudiantes dificultó el encontrar una casa.

Aun así, pienso que la decisión de ir a Berlín fue la acertada. Cuando llegué allí, no tenía mi puesto de trabajo asegurado, y Berlín ofrece muchas oportunidades de empleo para un programador con experiencia. Si mi trabajo hubiese dependido de permanecer en Berlín, creo que habría hecho un mayor esfuerzo para adaptarme y permanecer allí. Siendo que ese no es el caso, no veía ninguna ventaja a estar en Berlín respecto a estar en mi ciudad natal, y sí muchos inconvenientes.

Que no me mal interprete nadie, Berlín es una ciudad estupenda, y entiendo que mucha gente esté enamorada de Berlín. Simplemente, no es una ciudad en la que me vea viviendo.

¿Qué me ha gustado de Berlín?

  • Es muy multicultural, con gente de todo el mundo.
  • Muchas oportunidades de trabajo.
  • Relativamente barata para ser una gran ciudad del norte de Europa.

¿Qué no me ha gustado?

  • Pese a ser barata, todo es el doble de caro que en España.
  • La gente tiende a ser más reservada. Por ejemplo, en el coworking yo era una de las pocas personas que daba los buenos días al llegar, y la interacción entre los miembros era prácticamente inexistente.
  • La burocracia alemana es agotadora.
  • El clima. No tanto el frío, que con un buen abrigo es soportable, pero el problema para mí es la luz. Muchos días cortos y grises.

El tabaco. Y pongo este punto en un parrafo aparte porque esto era algo que no me esperaba y que me ha resultado muy chocante. El que se pueda fumar en los bares, que yo me niege a pasar 2-3 horas encerrado en un bar lleno de humo, y que en invierno el único plan sea salir a tomar algo a un bar, ha limitado considerablemente mis opciones de ocio y conocer a gente.

Francamente, si al llegar a Berlín hubiese descubierto que se podía fumar en los bares, habría dado media vuelta y habría abandonado el país.

¿Posibilidades de volver a Berlín? Claro, nunca digas nunca. Si las condiciones son las necesarias, podría volver. Pero no creo que volviese como autónomo. Pelearse con la burocracia alemana es un auténtico suplicio. Tendría que ser contratado por una empresa y que se encargen ellos de todo.

Destino Berlín – Primeros días buscando casa

[mundo real]

Ya he comentado en otra entrada mi experiencia buscando un coworking para trabajar. También he invertido mucho de mi tiempo en buscar una habitación para alquilar. Empecé a buscarla antes de venir a Berlín, y he seguido intentándolo desde aquí. Entre unas cosas y otras llevo ya unas 2 semanas buscando y puedo confesar que me está resultando difícil.

Lo que más me está sorprendiendo es la alta cantidad de fraude que me estoy encontrando. Estas son mis guías para determinar si me están intentando estafar:

1. Te piden documentación, que firmes un contrato, que les pagues dinero, sin haber visto el piso.

Nunca des información confidencial (tu número de pasaporte, DNI, etc), ni hagas pagos por adelantado, ni firmes ningún contrato, antes de haber visitado el piso y conocido a quien te lo alquila.

2. Las fotos del piso no son creíbles.

Hay veces que las fotos parecen de estudio, y es posible que lo sean. Lo más normal es que roben las fotos de otro apartamento u hotel y las usen como si fuesen de la casa que alquilan. Si una casa es sospechosa lo más fácil es buscar las fotos en Google Imágenes y comprobar si coinciden con otros anuncios u otras páginas que no tienen nada que ver con el piso.

3. El anuncio es demasiado bueno para ser verdad.

Piso céntrico, barato, buenas vistas, puedes entrar a vivir el día que quieras, no hay máxima ni mínima permanencia, no hace falta entrevista para entrar, etc. Cuando lo ponen todo tan fácil puede ser una estafa. Ve con cuidado, ya que el próximo paso es que te pidan dinero.

Por último, este es el listado de las webs que he usado para la búsqueda de casa:

Destino Berlín – Primeros días buscando coworking

[mundo real] [trabajo]

Desde hace años, ha sido mi ilusión salir de España y trabajar en el extranjero. En parte porque fuera de nuestras fronteras se da más reconocimiento a nuestro trabajo como desarrolladores, y en parte porque considero que el mundo es muy grande para vivir toda la vida en una misma ciudad.

Tenía muchas opciones donde elegir, en parte porque me iba a la aventura, sin casa ni trabajo, y eso te da más libertad. Dentro de Europa me debatía entre Amsterdam y Berlín, y finalmente me decidí por esta última, por el ecosistema de freelancers y start-ups que parecía tener.

Este es mi tercer día en Berlín y cada día parece que la situación va mejorando. He visitado 3 coworkings y me gustaría compartir mis opiniones de cada uno.

CO-UP

Este es probablemente el coworking con peor marketing de los que he estado, incluidos los de Valencia. La web parece de hace 10 años, le vendría bien una actualización y tener los contenidos más actualizados. Tienen un vídeo de introducción donde parece que hay muy poca gente trabajando en el espacio, y después llegas allí y en realidad hay muy buen ambiente. Están en dos pisos del mismo edificio y trabaja un montón de gente. También resulta complicado encontrar la entrada del coworking, y la explicación de su web no ayuda demasiado. Por suerte pregunté a alguien que pasaba por allí y supo indicarme.

Llegué el día en el que había un desayuno en grupo. Se notaba muy buen ambiente entre la gente y pude conversar con los que se sentaron cerca de mi. Eché de menos una ronda de presentaciones. Supongo que no están tan acostumbrados a compartir el desayuno con gente de fuera, y no dió pie a presentarme al grupo completo.

El resto de la mañana trabajé en una de sus mesas como si fuese uno más. El lugar es tranquilo, la gente respeta mucho el silencio y se agradece. Es un edificio antiguo, con techos altos y grandes ventanales, lo que permite la entrada de mucha luz natural. Las instalaciones son correctas, un par de baños un poco viejos pero limpios, y una cocina pequeña. Está muy bien comunicado con una estación de metro al lado.

Como punto negativo el horario. Abre sus puertas para el trabajo a las 10:00, lo cual me parece un poco tarde.

Betahaus

Tuve la suerte de asistir también el día del desayuno. En esta ocasión lo tienen muy bien organizado para que la gente pueda interaccionar entre ella. Primeros unos minutos en los que puedes conversar con la gente de tu mesa y después se pasa a una ronda de presentaciones, donde cada uno puede contar un poco sobre ellos mismos. En mi caso me presenté como desarrollador web freelance y buscando una habitación donde vivir. Terminadas las presentaciones individuales, se presentaros 3 proyectos, y al finalizar un par de personas se acercaron para comentarme la posibilidad de ayudarme en mi búsqueda. También ayuda que el grupo era más grande que el de CO-UP, lo que aumenta la posibilidad de encontrar alguien que ofrezca lo que buscas. También se ofrecieron algunos puestos de trabajo, por lo que parece también un buen sitio para hacer este tipo de contactos.

La zona de trabajo no me pareció tan buena. Estuve en la zona de invitados y había bastante ruido y mucha gente pasando arriba y abajo. Supongo que la zona para miembros estará mejor acondicionada, y me habría gustado probar ese espacio durante el día. Si termino decidiéndome por este coworking, actualizaré la entrada con la experiencia en la zona de miembros.

La parada de metro está un poco más lejos, pero sigue estando a una distancia aceptable.

Ahoy!

El tercer y último de los coworkings que he probado. De los 3 me parece que tiene las mejores instalaciones. El edificio es grande, con un montón de salas, y todavía lo van a ampliar más. Se nota que está todo nuevo, ya que se mudaron a esta nueva localización hace muy poco. Ese es en parte uno de sus mayores problemas. En la sala en la que estuve trabajando, con capacidad para fácilmente 15 personas, solo eramos 2. Eso se puede agradecer si lo que buscas es tranquilidad, pero si lo que quieres es hacer contactos y conocer gente, este no es el mejor lugar. Tal vez con el tiempo se vaya llenando y tendrá más vida, pero no es el caso ahora mismo. También salí a dar una vuelta por el barrio buscando un sitio para comer, y la primera impresión es que es un barrio aburrido, muy residencial con pocos sitios interesantes para salir a comer.